April 3

Carolina

Día a día notaba la diferencia. Había que seguir adelante, no mirar atrás. Si dudaba, jamás alcanzaría su meta. El dolor, el hambre, el vacío, nada pudo detenerla. Bastaba mirarse al espejo para saber lo que debía hacer. O no hacer. Pero no importaba cuánto lograba avanzar, el final del camino cada vez se veía más lejos. Como un pasillo largo y angosto que, a medida que más avanzaba, más angosto se volvía. Más angosta se volvía y ella abarcaba más lugar. Las paredes no se hacían pequeñas, ella se hacía grande. Llegaría el momento en que se quedaría atorada para siempre. Se dio cuenta muy tarde, era demasiado tarde para volver, así que decidió seguir adelante. A pesar de que su cuerpo le dijera que no muchas veces.

Logró llegar al final del camino. Lo único que encontró fue un espejo, que hacía al pasillo infinito. Y en el reflejo no había una persona, al menos no era ella, al menos no era lo que ella quería ser. Si es que en algún momento supo lo que quería ser. Perdida de sí misma, desconocida, se perdió en ese eterno camino que hay después de la vida, al que llaman eternidad.

Subject: Anorexia.

Technique: Writing.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s