January 24

El Manjar

Gustav estaba apunto de poner la cucharada de salsa en el plato. Al momento vinieron a su mente todos aquellos momentos en que su carrera de chef se fue forjando. Cuando cocinaba con su mamá, cuando jugaba a la comidita con su hermanita, cuando se fue a vivir solo, cuando entró a la escuela de cocina, cuando se graduó con honores, su primer trabajo, sus mejores recetas, sus publicaciones, las entrevistas, la fama, la fundación de su nuevo restaurante, las competencias ganadas, los paladares más exigentes satisfechos, los reality shows, el éxito en redes sociales. Todo se reducía a este pequeño momento en que un leve movimiento de su mano habría de adornar el manjar.

El lechón, que más bien parecía jabalí por su tamaño, era su mayor reto. Si lograba colgar en su cocina ese premio sería el mejor chef de toda la zona de los Alpes. No titubeo, y con una gran sonrisa dejó caer el líquido. Las gotas se posaron sobre la porcelana. El degustador probó el platillo. Veredicto: Dejó el plato limpio, ni una mancha quedó.

Cuento creado a partir de las palabras: jabalí, colgar, Alpes.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s