January 22

El borrador mágico

Mario tenía un poder especial: Con ayuda de una pluma mágica podía pintar colores en el aire. Con tantos años en posesión de éste místico artefacto había desarrollado una destreza inigualable. Se divertía pintando sillas para que la gente quisiera sentarse y cayera, o dibujando dobles de personas, empleando tal exactitud que bien pudo crearse un museo.

Un día, mientras se dedicaba a diseñar una obra plástica tridimensional, se encontró con Gloria, que también era artista plástica. Al ver lo que Mario hacía le pidió que le enseñara, pero fue imposible porque la pluma solo respondía a Mario. Gloria se puso tan triste que el muchacho le prometió que le dibujaría lo que ella quisiera. Unas semanas después le regaló un enorme león creado especialmente para ella. Los chicos se enamoraron y casaron.

Pero un día Mario desapareció. Gloria lo buscó por todas partes y lo encontró encerrado en el baño. Se había recluido en un mundo dibujado, detestado de la realidad. Gloria lo entendió, se encerró con él, y Mario, por primera y última vez, usó su mágico borrador.

Cuento creado a partir de las palabras: león, diseñar, baño.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s