January 19

Los Perros Suicidas de Temoaya

Caminan despreocupados, dueños del camino, y siempre parecerán inocentes. Son los perros suicidas de Temoaya.

Sucedió cuando llevé a mis hijos a la presa. Planeábamos un picnic y respirar aire fresco. Nunca imaginé lo que sucedería.

En la carretera de dos carriles, ida y vuelta, sin desviaciones, notamos que no había otros autos. El silencio era abrumador. Las esporádicas casas y negocios que veíamos junto al camino parecían vacías.

Platicábamos normalmente cuando, en una curva, apareció un perro. Se abalanzó sobre las llantas del auto, apenas lo pude esquivar. En la siguiente curva, de la nada, otro perro se atravesó. Tuve que frenar de golpe, derrapándome, y atropellando al animal. Bajamos de inmediato a revisarlo, pero ya no estaba. De pronto la jauría se nos echó encima. Nos metimos al auto para protegernos. Saltaban sobre nosotros, moviendo el carro, tratando de romper los vidrios… o eso pensamos al principio… luego nos dimos cuenta de que querían lanzarnos por el barranco.

Arranqué, alejándome tan rápido como las curvas y restos humanos me permitieron. Miré el retrovisor, los perros suicidas quedaron atrás.

Cuento creado a partir de las palabras: perro, platicar, presa.

Inspirado en un viaje real, camino a Temoaya, esquivando perros.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s