January 14

Parasiempre

Todo lo que recuerdo es una imagen borrosa de Luisa y yo peleando en el auto. Discutíamos porque olvidé su cumpleaños 26. Sacamos todos los problemas pasados. Aquella vez que le mentí, aquella cuando me engañó, cuando olvidé nuestra cita y muchas más.

Después recuerdo un montón de caras desconocidas hablándome y hablando entre ellos. Los escuchaba dentro de mi cabeza y no los podía ver bien. Estaba todo oscuro. Tardé mucho en comprender que estaba en una cama de hospital.

Recuerdo escuchar susurros. No entendía ni una palabra, pero me parecía la voz de Luisa, como cantando. Entraba suave en mi oído, como si introdujera su pico y cantara un colibrí. Eso me puso feliz. Quisiera demostrarle que estaría con ella para siempre, pase lo que pase. ¿Estaría ella conmigo también?

Veo luz, por fin. Ahí está el techo, un montón de aparatos, todo borroso. A mi lado duerme una señora como de 50 años, debe ser la enfermera. Ya despierta. Me abraza muy efusivamente. ¿Está llorando?

“Sabía que ibas a despertar”, me susurra como cantando… como un colibrí.

Cuento creado a partir de las palabras: colibrí, demostrar, hospital.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s