January 10

La Dolorosa

La Dolorosa es un pueblo con 163 habitantes. Todos se conocen entre sí, si no personalmente, sí han oído hablar de “el hijo de Doña Cristina que casi se ahoga en el río” o de “José, amigo del panadero, que disque es hijo de un gringo adinerado, pero siempre anda limosneando”, y así con todo el pueblo.

Casimiro Ortiz, como el 75% de los dolorenses, trabaja en la mina cercana del mismo nombre. Sobra decir que las condiciones de trabajo son pésimas, y claro, mal pagadas. Casimiro nunca aprobó la manera en que los jefes trataban a los indios. Era uno de los más rebeldes y, poco a poco, iba acarreando más inconformes a su causa.

Un día, a las 4 de la madrugada, Ponciano Juarez salió dando de gritos. La choza donde dormían los jefes había explotado. Como no se juntaban con la chusma, se ubicaban lo más lejos posible de los trabajadores. Cuando llegaron a ayudar ya nadie pudo hacer nada. Del fuego un águila voló, y la voz imponente y firme de Casimiro retumbó la sierra: ¡Libertad!

Cuento creado a partir de las palabras: águila, aprobar, mina.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s