January 6

Carta a María

María:

Te escribo, aunque aún no sepas leer, para que entiendas por qué no podré estar contigo los siguientes 10 años. Espero que por medio de esta carta, cuando crezcas, puedas perdonarme por faltarte tanto tiempo y me aceptes al volvernos a ver.

En el lugar en el que estoy todo es gris. No hay nombres, sino números. No hay esperanza, solo espera. Esa interminable espera por cumplir una sentencia y salir.

Te pido disculpas desde ahora por perderme tantos bellos momentos. Cuando aprendas a caminar, cuando se te caiga tu primer diente, los festivales del día del padre, enseñarte a nadar en la playa más hermosa.

Quiero que mires siempre al jardín con atención. Si en algún momento llega una golondrina es porque yo la he mandado a cuidarte. Ella me platicará lo que haces, cómo has ido creciendo, cuándo lloraste y por qué. Y si tú decides contarle algo, ella me lo informará directamente a mí.

Con cariño, desde la cárcel, tu papá.

Desde ese año en adelante, una golondrina siempre hizo nido en el árbol del jardín.

Cuento creado a partir de las palabras: golondrina, nadar, cárcel.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s