January 1

La isla del volcán.

Corría el año 1652; el período Edo. El shogunato Tokugawa había logrado la estabilidad y crecimiento económico de la región Kanto, al punto en que exploradores como Yu Tsunenaga se aventuraban a develar los secretos de los alrededores. La isla volcánica Aogashima, ubicada en el Mar Filipino, al sur de Tokio, fue el objetivo de Tsunenaga.

Mientras recolectaba hojas cerca del cráter, escuchó algo entre el follaje. Acercándose entre telarañas encontró un tronco negro, largo y velloso. Arrancó un vello y lo lamió para descubrir si era venenoso. No hubo reacción en su lengua, pero sí en el tronco, que comenzó a moverse. Tokugawa descubrió entonces que no estaba frente a un nuevo tipo de árbol, sino frente a la pata de una araña gigante.

El arácnido lo atacó. Yu lo atrajo al cráter logrando que su persecutor cayera dentro. El volcán reaccionó violentamente.

Al volver, Yu reportó lo sucedido en el castillo de Edo. Nadie le creyó. Sin embargo, en un documento del período Edo, conservado en Hachijōjima, se registra por vez primera: Actividad volcánica en Aogashima, año… 1652.

Cuento formado a partir de las palabras: Araña, lamer, volcán.    Basado en datos reales.  
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s